SINOPSIS

Cinco perfectos extraños de los más dispares orígenes vitales se encuentran juntos en la sala de reuniones de un terapista. Sin saberlo y, mientras van desgranando sus experiencias de vida, se dan cuenta que, como siempre pasa, es muchísimo lo que tienen en común. Una chica, un vendedor de libros usados, un payaso de feria, una paciente “terminal” y una solterona se ven casi obligados – ¿o sienten la necesidad? – de compartir sus experiencias, de poner en palabras los amores que llevan dentro y que se han convertido en el eje de sus vidas.

Pocas palabras para intentar resumir “Hay Amores”, obra teatral que pone en la boca de estos personajes los amores y desamores por los que todos hemos pasado alguna vez en la vida y que nos invita a no quedarnos sentados esperando que las cosas sucedan sino a hacerlas suceder. “Hay Amores” es también una invitación a abrirnos a los otros, a no quedarnos cerrados en las cuatro paredes de nuestras pequeñas existencias y a aprender que el dolor compartido se hace menos y las alegrías compartidas se multiplican.

“Hay Amores” no es drama, aunque lo tenga; tampoco es tragedia, aunque algunas pinceladas pueden verse – ¿no tiene la vida misma tintes trágicos?; no es comedia, aunque a veces nos haga reír; tampoco un discurso moralista, aunque nos intenta transmitir un mensaje de esperanza. “Hay Amores” quiere ser una experiencia teatral que se convierta en una experiencia de vida, que dé a quien la vea las energías y el valor para lanzarse a descubrir y conquistar sus amores, estén estos centrados en una persona, un arte, la humanidad o la vida misma.

A %d blogueros les gusta esto: